jueves, 6 de marzo de 2014

LA MISERIA (de nuevo)

Recupero esta antigua entrada de hace casi exactamente dos años como pretexto para traeros lo último que he compuesto.


Ha pasado, como digo, el tiempo suficiente como para que me pueda salir algo de voz y poderos ofrecer un resultado mínimamente digno. 


Y si os gusta lo suficiente como para querer oírla a todas horas, os la podéis descargar desde ese mismo sitio al módico precio de 1.29 € (la mitad de ese dinero irá para Oxfam).

LA MISERIA

Llega un momento en que escribo
por no hacerme rozaduras;
que me voy con la basura
si no gusta lo que digo.

Llega un momento en que tiro
de la lista de principios
para explicarme las causas,
y guardar el equilibrio.

No acercarme por la espalda
lo practico desde niño
que prefiero ver las caras
a enredarme con los hilos

Resistir en el camino
recordando cada herida.
Repasando lo vivido,
se descubren las salidas.

Ah!, eres tú; la miseria!
Supe quien eras
en cuanto giré mi cadera

Ah!, eres tú; la miseria!
Te delata el sigilo
con que te acercas.

Y si el olor nauseabundo
me convierte en apestado,
recuerdo de los amigos
los abrazos prolongados.

No hemos llegado tan lejos
para caer derrotados
cada triunfo logrado
lo celebraremos viejos


Ah!, eres tú; la miseria!
Supe quien eras
en cuanto giré mi cadera

Ah!, eres tú; la miseria!
Te delata el sigilo
con que te acercas.


He borrado de mi agenda
Decepciones y esperanzas
Y he añadido la experiencia
en el campo de batalla.

Resistir en el camino
recordando cada herida.
Repasando lo vivido,
se descubren las salidas.

No hemos llegado tan lejos
para caer derrotados
cada triunfo logrado
lo celebraremos viejos