viernes, 8 de noviembre de 2013

Deadbook | Libro de muertos | Zombie avatar

Hoy se ha despertado como cada día, sobresaltada y con el tiempo justo.

Últimamente, muchas son las noches que no pega ojo y muchas las mañanas que no puede despegarlos.

Les presentaron hace unos meses. El tiempo suficiente para que, aún sin conocerse bien, ambos decidieran querer morir uno al lado del otro.

Aunque ella nunca pudo imaginar que esto último fuera a ocurrir tan pronto.

“Es increíble como la gente aparece y desaparece así, de repente, de nuestras vidas”.

Apenas acertó a prepararse un café para despejarse.

Frente al ordenador, la prensa digital y una visita rápida al muro.

 

ahí estaba…Su avatar

Foto de perfil.

….”Agregar”.


Hoy se ha despertado como cada día, como cada año.

Café, prensa y muro.

¡Qué facilidad!  ¡Estés donde estés! ¡Volverle a encontrar!

 “Felicita a…“.  Como cada 3 de abril.

El muro será su vivo perfil.
Todo sigue igual, pero él no está aquí.
“Gracias por venir”

Vaga por la red, sin alma, sin paz
Persiguiendo fans,
comiendo palabras.

Foto de perfil, falsa identidad. Un zombie-avatar.
¡Qué broma macabra!

No subirá al cielo,
ni caerá al infierno.
Quedará atrapado
en un libro de muertos

Su perfil en “deadbook”
quedará atrapado.
Ni subirá al cielo,
Ni caerá a los infiernos.

Hasta 2009, Facebook no modificó su política de publicación de perfiles de sus usuarios fallecidos.

A partir de entonces ofreció la posibilidad de que familiares y amigos avisen de la muerte de alguien que tiene perfil en su red, por medio de un formulario.

A partir de entonces, una vez confirmado un fallecimiento (siempre, por medio de algún tipo de certificado), Facebook elimina de los motores de búsqueda y de las listas de “sugerencias de amistad” o “amigos recomendados” el perfil del fallecido.

En la actualidad Facebook ofrece dos opciones a los familiares: borrar la cuenta totalmente o crear una cuenta conmemorativa con un tratamiento especial:
  • no se puede iniciar sesión
  • se elimina la información de contacto (email, teléfonos  etc. para evitar que pueda ser usada por otras personas para usurpar la cuenta)
  • Solo a los amigos confirmados se les permite ver y publicar mensajes.
Y para cuando se dé el caso (espero que no muy pronto), aquí dejo el enlace al formulario de comunicación de defunción:

¡No dejéis que me convierta en uno de ellos!

Esta situación kafkiana, de personas muertas que continúan activos en las redes sociales y, sobre todo, los comentarios que he encontrado al respecto, de los seres queridos, me llevó a componer este tema, "Zombie-Avatar", que -por fín- he concluido (lo que no quiere decir que lo haya terminado).