martes, 11 de septiembre de 2012

¿QUÉ OS PUEDO DEJAR?

¿Qué os puedo dejar? En este momento  …nada bueno. Tan solo se me ocurren artilugios para la guerra.

¿Qué os puedo dejar que os haga invulnerables sin convertiros en monstruos?

¿Qué os puedo dar para que descubráis la belleza sin que ignoréis la oscuridad?

¿Cómo procuraros paz en el corazón de la batalla; mantener vuestra ingenuidad en el foso de las fieras?

Supongo que poco puedo hacer para conduciros por uno u otro camino, sea cual sea la opción elegida. Supongo que será la propia batalla la que os marque la ruta.

Sólo me queda animaros en la lucha y aconsejaros para que en los momentos gloriosos os acordéis de la miseria (la propia y la ajena). Y que preparéis todas vuestras armas para la derrota, y pongáis toda vuestra alma en la victoria.

Pues la derrota supone indefectiblemente permanecer en la lucha, y la victoria supone indefectiblemente el inicio de otra guerra.