sábado, 26 de noviembre de 2011

SENTIMIENTO DE PÉRDIDA

Muchas y buenas emociones en tan poco espacio




Hoy he vuelto a tener esa sensación metálica
en la boca. Es una sensación muy...

...como describirla...equilibrada; amarga en boca y también en el alma. Hoy he vaciado -por fín- el espacio que ha sido testigo de tantas y tan buenas emociones.

La verdad es que me ha costado mucho, era una tarea que "se me estaba olvidando".
En fín, una vez más el sentimiento de pérdida ha ocupado mi mente y mi espíritu.

Es ya algo muy familiar para mí, aunque siempre ha venido asociada a mi relación con personas. Esta vez es diferente, siento que he perdido mucho, además de personas, siento que he perdido momentos de absoluta comunión.


Trabajando en casa, solo.
Las nuevas tecnologías podrán sustituir al hombre,
pero nunca a su alma
Marcio, Carlos, Fernando, Otto, Joaquín, Javier, no puedo por menos que agradeceros vuestra dedicación y paciencia. Ha sido un privilegio para mí compartir con vosotros tan buenos momentos.

Sin otro remedio, vuelvo a casa, a mi ordenador, a mis instrumentos virtuales, secuenciadores, archivos de onda, editores de partituras, efectos, pistas, al MIDI, plugins, sintetizadores; en definitiva a aquello que puede sustituir en cierta medida a un buen puñado de músicos: las nuevas tecnologías. Aunque por muy bien que se las domine (no es mi caso) estas, nunca podrán sustituir al alma de un artista.

Aquí sigo, pues, con mi sentimiento de pérdida, trabajando en casa, solo, recuperando temas viejos, arreglados con ayuda de las nuevas tecnologías. Es una suerte disponer de tantas posibilidades, pero una verdadera pena de no poder compartir tantas emociones.


Aquí os dejo otra canción -antigua- que acabo de arreglar, muy apropiada para describir este sentimiento de pérdida.