viernes, 21 de octubre de 2011

Un regalo de mi hermano

A veces los hermanos mayores se enrollan con los hermanos pequeños. Muchas gracias, Charlie, por este obsequio; Dios te lo pague!!

¿Quien puede elegir?

Qué buscará el adicto
que aún no ha nacido.
Qué le espera al convicto arrepentido; 
no hay opciones para todos,
queda poca alternativa,
el que encuentre una salida
dé la voz.