sábado, 24 de enero de 2004

Pomba de Picasso

MAR EN MADRID

cogí el metro en Callao
y bajé en Copacabana
caminé un poco por la Avenida Nossa Senhora de Copacabana
me comí un panecillo de queso para matar el hambre de no volver
a volver
miré el mar
y tuve que gritar:

perdona,
pero sólo los muy tontos o muy ciegos,
pero perdóname de verdad

sólo los muy tontos o muy ciegos
creen de verdad que no hay mar
en Madrid